No estamos borrachos

Mateo (28,8-15)Evangelio según san Mateo (28,8-15)

 En aquel tiempo, las mujeres se marcharon a toda prisa del sepulcro; impresionadas y llenas de alegría, corrieron a anunciarlo a los discípulos.
De pronto, Jesús les salió al encuentro y les dijo: «Alegraos.»
Ellas se acercaron, se postraron ante él y le abrazaron los pies.
Jesús les dijo: «No tengáis miedo: id a comunicar a mis hermanos que vayan a Galilea; allí me verán.»
Mientras las mujeres iban de camino, algunos de la guardia fueron a la ciudad y comunicaron a los sumos sacerdotes todo lo ocurrido.
Ellos, reunidos con los ancianos, llegaron a un acuerdo y dieron a los soldados una fuerte suma, encargándoles: «Decid que sus discípulos fueron de noche y robaron el cuerpo mientras vosotros dormíais. Y si esto llega a oídos del gobernador, nosotros nos lo ganaremos y os sacaremos de apuros.»
Ellos tomaron el dinero y obraron conforme a las instrucciones. Y esta historia se ha ido difundiendo entre los judíos hasta hoy.

Acaba de comenzar un mundo nuevo. En el proceso contra la vida, Dios ha puesto todo su crédito en la balanza. La humanidad, desfigurada por los salivazos y los golpes, ha salido del sepulcro transfigurada, irradiando la belleza que Dios había impreso en sus rasgos desde siempre. Para que renazcan los hombres de todos los tiempos, Dios ha levantado a este hombre. Es decir, ha aprobado todas sus palabras y todos sus actos, ha rubricado todo lo que Jesús ha hecho. Al arrancar a Jesús de la muerte, Dios da testimonio de que el camino del Nazareno era el suyo, el de los supremos cumplimientos, el camino, la verdad y la vida.
"No estamos borrachos". No, pues cuando confesamos nuestra fe en la resurrección de Jesús, damos crédito a todo lo que fue su vida. Si únicamente afirmáramos que la tumba fue hallada vacía, se nos podría acusar de haber robado el cuerpo y de no tener mas que un cadáver. Para nosotros la tumba vacía, es una invitación a buscar en otra parte al que ya no está aquí. La tumba vacía será siempre un acicate, pues es un hombre vivo el que se ha levantado para suscitar, re-suscitar a los hombres. El cuerpo del Señor no es un cadáver, sino una vida entregada, un hombre recorriendo la tierra para liberar a los cautivos y abrir los ojos a los ciegos.
"No estamos borrachos". Nuestra fe no es un delirio; tiene el peso de nuestros compromisos. El "caso Jesús" no ha hecho más que empezar.

¡Paz y Bien!

LA PALABRA COMPLETO

Evangelio y Reflexión del día

Julio 21, 2017
Mateo (12,1-8)

El gusto por la libertad

Evangelio según san Mateo (12,1-8) Un sábado de aquéllos, Jesús atravesaba un sembrado; los discípulos, que tenían hambre, empezaron a arrancar espigas y a comérselas. Los fariseos, al verlo, le dijeron: «Mira, tus discípulos están haciendo una cosa que no…
Julio 20, 2017
Mateo (11,28-30)

Yugo llevadero, carga ligera

Evangelio según san Mateo (11,28-30) En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré. Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón, y encontraréis vuestro descanso. Porque mi…
Julio 19, 2017
Mateo (11,25-27)

La sabiduría del discípulo

Evangelio según san Mateo (11,25-27) En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy gracias, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y entendidos y se las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, así te ha parecido mejor.…
Julio 18, 2017
Mateo (11,20-24)

El dolor de Dios

Evangelio según san Mateo (11,20-24) En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todos sus milagros, porque no se habían convertido: «¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los…
Julio 17, 2017
Mateo (10,34–11,1):

Manso y humilde de corazón

Evangelio según san Mateo (10,34–11,1): En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «No penséis que he venido a la tierra a sembrar paz; no he venido a sembrar paz, sino espadas. He venido a enemistar al hombre con su padre, a la hija con su madre, a la…
Julio 16, 2017
Mateo (13,1-23)

Semillas

Evangelio según san Mateo (13,1-23) Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla. Les habló mucho rato en parábolas: «Salió el sembrador a…

Sin miedo

Jul 15, 2017
Mateo (10,24-33)
Evangelio según san Mateo (10,24-33) En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Un…

Una fe ni fu ni fa

Jul 14, 2017
Mateo (10,16-23)
Evangelio según san Mateo (10,16-23) En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Mirad…

Gratuidad y pobreza

Jul 13, 2017
Mateo (10,7-15)
Evangelio según san Mateo (10,7-15) En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles: «Id y…

Servidores de la fe

Jul 12, 2017
Mateo (10,1-7)
Evangelio según san Mateo (10,1-7) En aquel tiempo, Jesús llamando a sus doce discípulos,…

San Benito

Jul 11, 2017
Mateo (Mt 19,27-29)
Evangelio según san Mateo (Mt 19,27-29) En aquel tiempo, Pedro dijo a Jesús: «Ya lo ves,…

Señor de la vida

Jul 10, 2017
Mateo (9,18-26)
Evangelio según san Mateo (9,18-26) En aquel tiempo, mientras Jesús hablaba, se acercó un…

Sencillez

Jul 09, 2017
Mateo (11,25-30)
Evangelio según san Mateo (11,25-30) En aquel tiempo, exclamó Jesús: «Te doy , Padre,…

El mundo al revés

Jul 08, 2017
Mateo (9,14-17)
Evangelio según san Mateo (9,14-17) En aquel tiempo, se acercaron los discípulos de Juan…

Cruces de miradas

Jul 07, 2017
Mateo (9,9-13)
Evangelio según san Mateo (9,9-13) En aquel tiempo, vio Jesús al pasar a un hombre…

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR