Ejercicios Espirituales en Arenas

Que nuestro convento en Arenas de San Pedro (Ávila) ofrece uno de los mejores espacios para una tanda de Ejercicios Espirituales anuales, lo confirma, desde hace décadas, la afluencia de ejercitantes, sean o no frailes o religiosas.

Por si no fuera poco la presencia de las reliquias del penitente reformador y contemplativo admirable, san Pedro de Alcántara (1499-1562), las nobles instalaciones posteriores a la fundación alcantarina, la frescura de sus claustros, la quietud envolvente del paraje cubierto de abundante arboleda o las devotas ermitas de la huerta, hacen de este lugar solitario el marco ideal para unos días a la escucha y en diálogo con el Señor.

Así lo han buscado, del 7 al 13 de julio, dos decenas y media de frailes de los conventos de Madrid, Ávila, Barcelona, Santa Catalina del Monte, Pedroso de Acim, Toledo…, bajo la experta guía de fray Emilio Rocha Grande, definidor provincial y miembro de la Fraternidad de El Palancar (Pedroso de Acim, Cáceres), el otro convento alcantarino de Provincia de la Inmaculada Concepción. Guardando el silencio necesario, los hermanos han dedicado tan preciado tiempo a la meditación, ayudados por dos pláticas diarias, además de breves homilías, y la reflexión personal en soledad; a la oración litúrgica, con el rezo comunitario de Laudes, Sexta, Vísperas y Completas; a la adoración eucarística en común durante una hora y, caída ya la tarde, en la celebración de la Eucaristía junto al sepulcro del Santo extremeño, fuente y culmen de estos Ejercicios y de cualquiera de nuestras actividades.

Ésta de Arenas, como se recordará, era la última de las tres tandas que anualmente brinda la Provincia a los hermanos, para que puedan cumplir el mandato establecido de practicar Ejercicios Espirituales, y así acrecentar la escucha de la Palabra divina, volver el corazón a Dios acentuando la intimidad con el Señor, que nos llamó a vivir en fraternidad la forma del Santo Evangelio.

Al término de estos días, los hermanos ejercitantes agradecen los servicios prestados al director de los Ejercicios, a cuantos han desarrollado alguna tarea comunitaria en favor de la causa, y a la Fraternidad de Arenas, que acogió tan atentamente a todos los hermanos. Va con la despedida el deseo de que nos llegue otra oportunidad de retiro y oración con ésta.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR