• Inicio
  • Actualidad
  • TITULARES
  • Carta en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la BVM, Patrona de la Orden y Titular de la Provincia

Carta en la Solemnidad de la Inmaculada Concepción de la BVM, Patrona de la Orden y Titular de la Provincia

El calendario nos sitúa de nuevo ante el misterio de Dios que se revela en María bajo su Inmaculada Concepción. La llena de gracia vuelve a recordarnos, en su hágase tu voluntad, que el primado de su vida es Dios. A Él la ofreció y a su hijo Jesús dedicó su existencia.

No en vano, María asumió como algo propio su doctrina acerca del seguimiento: «Si alguno quiere venir en pos de mí, que se niegue a sí mismo, tome su cruz y me siga» (Lc 16,24). La negación de sí mismo viene precedida delencuentro personal con Dios. Este fascina, seduce, llena de sentido la propia vida, tanto que nos capacita para llevar a cabo esa renuncia a nosotros mismos y nos permite dar espacio a Él y a los demás.

Por eso, deseo que la celebración de la solemnidad de la Inmaculada Concepción de María, a cuyo patronazgo nos acogemos como Orden y como Provincia, nos ayude a vivir con sentido de entrega nuestra consagración religiosa. Ella es para los consagrados, tal como nos recuerda la exhortación apostólica Vita Consecrata, «la que, desde su Concepción Inmaculada, refleja más perfectamente la belleza divina... María es ejemplo sublime de perfecta consagración, por su pertenencia plena y entrega total a Dios. Elegida por el Señor, que quiso realizar en ella el misterio de la Encarnación, recuerda a los consagrados la primacía de la iniciativa de Dios» (VC, 28).

Descargar carta completa (PDF)

Fray Juan Carlos Moya Ovejero.
Ministro Provincial

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR