Los cinco ángulos y pilares de la Fe

Todo quehacer pastoral que se preste, debe de conjugar de modo adecuado y armónico lo que llamamos los cinco ángulos (pilares) de la fe sobre los que se fundamenta nuestra vida cristiana. A saber:

  • El ángulo de la PALABRA DE DIOS que nos introduce en la escucha del Misterio revelado por Jesús de Nazaret. Este Angulo nos conduce al conocimiento de la fe y dar razón de nuestra esperanza a todo aquel que nos la pida. Los materiales de los que debemos disponer será la Biblia, materiales catequéticos, teológicos, doctrinales y didáctico-pedagógicos de diversa índole para poder profundizar y enraizar nuestra fe en crecimiento, haciendo la propuesta cristiana del “kerigma” y acompañado el proceso que se sigue. Lo que creemos y profundizamos en la fe.
  • El ángulo de la LITURGIA y todo lo relacionado con los sacramentos y las celebraciones cristianas que nos llevan a vivir el Misterio de la fe desde la experiencia personal y comunitaria con Jesucristo muerto y resucitado que nos revitaliza con aquellos que celebramos. Ayudas necesarias para acercarnos a estos procesos profundos de la fe son: los rituales de la iniciación cristiana, los libros litúrgicos, los signos, símbolos y todo aquellos que nos ayude a vivir la alianza de Dios con los hombres. Lo que celebramos en la liturgia.
  • El ángulo de la CARIDAD y el testimonio de vida cristiano a través del compromiso, porque creer es comprometerse. La caridad es costosa y “cara” por eso es clave formarse bien para la misión con los pobres y marginados de este mundo. Necesitamos hacer una formación permanente para conocer la Doctrina Social de la Iglesia y sugerir propuestas de voluntariado y múltiples servicios de la Diaconía. Lo que vivimos y nos comprometemos en el amor.
  • El ángulo de la ORACION que nos inicie en la profundización en la Palabra de Dios, a través de la “lectio divina”, los diversos tipos de oración personal y comunitaria. Es muy importante profundizar en la identidad carismática con las ayudas que nos faciliten el encuentro con Dios: la música, los iconos, los símbolos…y todo lo que nos ayude a vivir la alianza de Dios con los hombres, con himnos, salmos y canticos inspirados. Lo que oramos en el encuentro con Dios.
  • El ángulo (mejor circulo) COMUNITARIO que tiene una dimensión concéntrica, es como el eje vertebrador que aúna  los espacios y ángulos anteriores. Será en el centro de la comunidad donde el grupo cristiano se reúne para configurarse con la vida eclesial y fraterna. Se trata de vivir la “koinonia” comunional de modo que aquellos que nos vean den gloria a Dios y digan: “mirad como se aman”.  La comunidad es el punto de llegada del itinerario catequético para que desde ahí seamos enviados a la Misión evangelizadora de Iglesia a través del proceso permanente de la “sinodalidad” (caminar juntos).  Lo que convivimos en fraternidad.                             
Fray Severino Calderón

 

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR