Trigo y cizaña

Mateo (13,24-30)Evangelio según san Mateo (13,24-30)

 En aquel tiempo, Jesús propuso otra parábola a la gente: «El reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero, mientras la gente dormía, su enemigo fue y sembró cizaña en medio del trigo y se marchó. Cuando empezaba a verdear y se formaba la espiga apareció también la cizaña. Entonces fueron los criados a decirle al amo: "Señor, ¿no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde sale la cizaña?" Él les dijo: "Un enemigo lo ha hecho." Los criados le preguntaron: "¿Quieres que vayamos a arrancarla?" Pero él les respondió: "No, que, al arrancar la cizaña, podríais arrancar también el trigo. Dejadlos crecer juntos hasta la siega y, cuando llegue la siega, diré a los segadores: Arrancad primero la cizaña y atadla en gavillas para quemarla, y el trigo almacenadlo en mi granero.»
Palabra del Señor

La parábola del trigo y la cizaña es una parábola que nos habla de la paciencia de Dios para con nosotros.
Trigo y cizaña crecen en nuestro corazón – en el de todos y en el de cada uno -, uno al lado del otro.
Trigo y cizaña crecen juntos, allí donde hay hombres y mujeres, sea cual sea su edad, su condición social, su situación económica, su desarrollo intelectual, sus creencias religiosas.
Constantemente escuchamos la llamada a llevar nuestra vida por el camino del bien, y también la tentación del mal, que aparece incluso, muchas veces, escondida bajo una apariencia de bien. Esta es una realidad de la que no podemos escaparnos, por mucho que lo queramos, y mucho el esfuerzo que hagamos.
Pero Dios es infinitamente paciente con nosotros, porque nos ama. Permite que la cizaña crezca junto al trigo, que el mal y el bien convivan hasta el tiempo de la siega, porque no quiere que ni un solo grano de trigo se pierda, enredado en la mala hierba. Conoce nuestras limitaciones y sabe que necesitamos tiempo y esfuerzo para afianzarnos en el bien; por eso permite que éste transcurra sin afanes, y que ponga a cada uno en el lugar que le corresponde.
Aprendamos de Dios y de su infinita paciencia y sabiduría que nos invita a vivir juntos el trigo y la cizaña, y caigamos en la tentación de pensar que la solución está en arrancar la cizaña de cuajo, pues las prisas y las urgencias "purificadoras" terminarían arrancando parte del trigo al querer arrancar la cizaña.
¿Cómo armonizas y convives con tu trigo y tu cizaña? ¿Con el trigo y la cizaña de los demás? ¿Dónde está tu paciencia?

¡Paz y Bien!

El Instituto Magnificat de Jerusalén, u …

13-08-2018

...

Continuar Leyendo

Acompañando a los jóvenes en una era d …

06-08-2018

...

Continuar Leyendo

Carta del Ministro general por la fiesta …

03-08-2018

...

Continuar Leyendo

De la celebración del CPO hacia el Docu …

02-08-2018

...

Continuar Leyendo

De la celebración del CPO hacia el Docu …

02-08-2018

...

Continuar Leyendo

Comunicado del Definitorio general del T …

01-08-2018

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR