Jesús sumo y eterno sacerdote

Marcos (14, 12a. 22-25)Evangelio según san Marcos (14, 12a. 22-25)

 El primer día de los Ácimos, cuando se sacrificaba el cordero pascual, mientras comían, Jesús tomó pan, y pronunciando la bendición, lo partió y se lo dio diciendo:
«Tomad, esto es mi cuerpo».
Después tomó el cáliz, pronunció la acción de gracias, se lo dio y todos bebieron. Y les dijo:
«Esta es mi sangre de la alianza, que es derramada por muchos. En verdad os digo que no volveré a beber del fruto de la vid hasta el día que beba el vino nuevo en el reino de Dios».
Palabra del Señor

"Esto es mi cuerpo, que se entrega por vosotros; haced esto en memoria mía... Esta copa es la Nueva Alianza, sellada con mi sangre, que se derrama por vosotros".
Celebramos hoy a Jesucristo Sumo y Eterno Sacerdote que en la última cena nos dejó el legado más hermoso y la historia de amor jamás contada entre Dios y los hombres: un pan partido y una copa rebosante.
En este signo el Señor quiere expresar todo su amor. Un amor que no se retiene nada, que lo da todo y se da del todo y al dejarse comer, Cristo se hace uno con los suyos.
Él es el único mediador entre Dios y los hombres, el nuevo sacerdote que no necesita de sacrificios de animales en ningún ara de altar, sino que Él mismo es la víctima, la ofrenda y el altar.
Él también, con amor de hermano ha elegido a hombres de nuestro pueblo que por la imposición de las manos, participen de su sagrada misión para que nunca falte a su pueblo el alimento de su Palabra y la fortaleza de los sacramentos a fin de vivir en plenitud nuestra vida de hijos amados de Dios.
Demos gracias a Dios Padre por su Hijo, único sacerdote y por los que Él ha elegido para que configurándose con Él den testimonio constante de fidelidad y amor.
Celebramos hoy la Familia franciscana junto a toda la Iglesia la fiesta de San Antonio, este "hijo predilecto" de San Francisco, en el que podemos descubrir precisamente la lógica evangélica, pues supo vivir la fe desde la sencillez, la humildad y la pobreza más absoluta. Fue un verdadero hijo de la luz que luchó contra todo tipo de males y puso su vida al servicio de los más pobres. ¡Bienaventurado San Antonio que amó al estilo de Dios!

¡Paz y Bien!

Evangelio y Reflexión del día.
Por Fray Manuel Díaz Buiza

Voces de la Amazonía: tierra, pueblos y …

14-10-2019

...

Continuar Leyendo

Eslovenia – Conferencia científica so …

10-10-2019

...

Continuar Leyendo

Calm the Soul (Calma el Alma): Las Herma …

09-10-2019

...

Continuar Leyendo

La Custodia en Tierra Santa: Concluyen l …

08-10-2019

...

Continuar Leyendo

Informativo JPIC: CONTACTO (07-09.2019)

08-10-2019

...

Continuar Leyendo

Francisco y Domingo – amantes incondic …

07-10-2019

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR