Bloquear la vida: ¡ése es el pecado!

Lucas (12,13-21)Evangelio según san Lucas (12,13-21)

 En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: «Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia.»
Él le contestó: «Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?»
Y dijo a la gente: «Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes.»
Y les propuso una parábola: «Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: "¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha." Y se dijo: "Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: Hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe y date buena vida." Pero Dios le dijo: "Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?" Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios.»
Palabra del Señor

Jesús se niega a ocuparse de cuestiones de dinero, pues bien sabe Él que la fuente de la vida no se encuentra en el "tener".
Y cuenta esta parábola de este rico pero pobre necio. Sí, es su necedad y la vaciedad de su vida lo que denuncia Jesús. El dinero... se necesita para vivir. Pero nuestro "héroe" que ha acumulado tanta riqueza, en vez de hacer fructificar sus bienes para el bien de todos, los ha enterrado; sí, es un hombre estúpido que encierra su cosecha en sus graneros, solo para él. Por eso no merecía vivir pues esta conducta lleva a la muerte ya que frena la vida.
Bloquear la vida: ¡ése es el pecado! Y el dinero no es aquí más un símbolo: ese hombre creía que podía comprar la vida, encerrarla, dominarla; pensaba "agarrar" la vida y la vida se le escapó. "¡Necio! Esta noche te reclamaran la vida".
El Señor nos invita a "buscad las cosas de arriba".
Vivimos afanados y agobiados por acumular riquezas y consumir bienes pensando que eso es la vida y eso es vivir bien, cómodamente. Este mundo nos educa para ser ricos, Dios nos educa para ser felices y así sepamos distinguir el valor de las cosas y no su precio. Dios nos recuerda como a Marta que "sólo hay necesidad de una cosa":buscad el Reino de Dios y lo demás se nos dará por añadidura.

Asi vivió y atesoró para el reino San Pedro de Alcántara cuya fiesta celebramos hoy la familia franciscana, buscando en todo las “cosas de allá arriba” convirtiéndose así en ejemplo vivo de entrega total a Dios en suma pobreza, en fraternidad y en exquisita obediencia a la voluntad de Dios.

¡Paz y Bien!

Evangelio y Reflexión del día.
Por Fray Manuel Díaz Buiza

Fraternitas 12.2020 (No. 283)

01-12-2020

...

Continuar Leyendo

Encontrar esperanza en medio de la pande …

27-11-2020

...

Continuar Leyendo

Economía de Francisco: Final Statement …

26-11-2020

...

Continuar Leyendo

Mensaje del Ministro general para el dí …

25-11-2020

...

Continuar Leyendo

Comunicado del Definitorio general para …

24-11-2020

...

Continuar Leyendo

Franciscans International: Lanzamiento d …

24-11-2020

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR