...y se quedaron con Él

Juan (1,35-42)Evangelio según san Juan (1,35-42)

 En aquel tiempo, estaba Juan con dos de sus discípulos y, fijándose en Jesús que pasaba, dice: «Éste es el Cordero de Dios.»
Los dos discípulos oyeron sus palabras y siguieron a Jesús.
Jesús se volvió y, al ver que lo seguían, les pregunta: «¿Qué buscáis?»
Ellos le contestaron: «Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives?»
Él les dijo: «Venid y lo veréis.»
Entonces fueron, vieron dónde vivía y se quedaron con él aquel día; serían las cuatro de la tarde. Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que oyeron a Juan y siguieron a Jesús; encuentra primero a su hermano Simón y le dice: «Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo).»
Y lo llevó a Jesús.
Jesús se le quedó mirando y le dijo: «Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que se traduce Pedro).»

Después de escuchar este relato Evangélico qué agradecidos tenemos que estar a todos aquellos hombres y mujeres que conociendo a Cristo se han sentido tan enganchados a Él que lo van contagiando a otros.
¡Benditos los testigos que han hecho posible que la Fe llegue viva hasta nosotros, hasta nuestro dias!
Gracias al testimonio de Juan estos dos discípulos conocieron a Jesús:
“Fueron, vieron .... y se quedaron con Él” Quedarse con Él es tomarlo, en adelante, como único Maestro. Es dejar atrás la duda, ese ir dando tumbos sin sentido por el pecado y por la muerte, y entrar en la Buena Noticia que nos salva. Ha bastado, por nuestra parte, el gesto de abrir la puerta, y Él se nos ha entrado en el corazón: se nos ha manifestado. A partir de este momento, ya no seremos nosotros: será Él quien viva en nosotros. Y todo lo empezaremos a ver con otros ojos: los suyos. Todo tiene ya un sentido nuevo, desde la risa hasta la cruz. Ya vale la pena vivir. Y morir.
Y entonces, acontece lo inevitable. Aunque quisiéramos, no podemos guardar para nosotros la noticia que nos ha hecho tan felices. No se puede ocultar por mucho tiempo la alegría. Lo delata los ojos, luego el semblante, de ahí pasa a los labios y a la vida. Porque es imposible guardar para si una alegría que nos está haciendo brincar el corazón. Y salimos por ahí comunicando a otros que, por fin, hemos encontrado a alguien que da sentido a nuestra vida: “¡Hemos encontrado al Mesías!
Y la cadena sigue, y sigue. Hasta nosotros. Hasta ti.
¡Feliz Domingo!

¡Paz y Bien!

Evangelio y Reflexión del día.
Por Fray Manuel Díaz Buiza

Se cumple un año de la declaración del …

01-03-2021

...

Continuar Leyendo

Seminario Web: La dimensión de la paz e …

01-03-2021

...

Continuar Leyendo

Fraternitas 03.2021 (No. 286)

01-03-2021

...

Continuar Leyendo

El futuro de los frailes menores en Cuba

25-02-2021

...

Continuar Leyendo

El espacio de un fraile franciscano en l …

18-02-2021

...

Continuar Leyendo

Carta del Santo Padre por el 600 anivers …

12-02-2021

...

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR