Sábado Santo: un silencio que susurra toda nuestra esperanza

X

 El Sábado Santo no hay liturgia, por eso no hay lecturas.

El Sábado Santo es el día de la Semana Santa marcado especialmente por el silencio y la meditación.
La imagen que puede venir a nuestra mente es la de la misma Iglesia que medita y ora junto al sepulcro de su Señor con la expectativa puesta en la resurrección, al menos así lo sugieren las rúbricas del Misal Romano. Por eso, no cabe pensar en un silencio o en una meditación vacíos de contenido, por el contrario el silencio del Sábado Santo es un silencio que busca entender, que busca penetrar en el hondo significado de la muerte del Señor y, en definitiva, que intenta redescubrir el sentido de la vida cristiana. 
En otras palabras, el Sábado Santo es la jornada de tránsito que nos conduce de lo acaecido en el Calvario a lo que cambia la vida del ser humano sobre esta tierra: el anuncio de Cristo vencedor del pecado y de la muerte. 
El sábado santo en palabras de Benedicto XVI es “el día del ocultamiento de Dios, el día de esa inmensa paradoja que expresamos en el credo con las palabras «descendió a los infiernos», descendió al misterio de la muerte (…) El misterio más oscuro de la fe es, simultáneamente, la señal más brillante de una esperanza sin fronteras. Todavía más: a través del silencio mortal del sábado santo, pudieron comprender los discípulos quién era Jesús realmente y qué significaba verdaderamente su mensaje. Dios debió morir por ellos para poder vivir de verdad ellos”.
Vivir de verdad, así se puede definir uno de los grandes deseos del corazón humano: una vida que cruce las fronteras de la existencia terrena y que merezca ser llamada verdadera. De este modo, para conectar con nuestro deseo de Vida con mayúscula, no debemos perder la oportunidad de redescubrir, como los primeros discípulos lo hicieron, quién es Jesús y qué significa en nuestra vida. 
El Sábado Santo es una oportunidad para ello: aprovechemos el silencio para hablar con Él, que conoció la muerte por el sólo motivo del amor, y preguntémosle en qué lugar de toda esta historia nos encontramos. Probablemente lleguemos a descubrir que fuimos salvados, rescatados de la última soledad: la muerte. Y sintamos de verdad que el silencio del Sábado Santo susurra toda nuestra esperanza.

¡Paz y Bien!

Evangelio y Reflexión del día.
Por Fray Manuel Díaz Buiza

Mensaje para el mes de Ramadán 2021

12-04-2021

...

Continuar Leyendo

Informativo JPIC: CONTACTO (01-03.2021)

01-04-2021

...

Continuar Leyendo

Fraternitas 04.2021 (No. 287)

01-04-2021

...

Continuar Leyendo

El mensaje de la tumba vacía | Carta de …

31-03-2021

...

Continuar Leyendo

Movimiento Católico Mundial por el Clim …

30-03-2021

...

Continuar Leyendo

Acta Ordinis Fratrum Minorum 2020/03

29-03-2021

La última edición de ACTA ya está disponible para su descarga:

N. 3 – AN. CXXXIX – SEPTEMBRIS-DECEMBRIS 2020  (pdf)

 

Continuar Leyendo

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR