La Cincuentena Pascual

La liturgia es la celebración del misterio pascual de Jesucristo y la salvación es la plena y total inserción en Jesucristo, ambas realidades, liturgia y salvación, deberían estar íntimamente unidas, pues la liturgia permite a los cristianos entrar en la vida divina que es la plena salvación de los hombres. Nuestro bautismo es la puerta Iglesia y de la vida. Pasada esa puerta, estamos en la iglesia y nuestra vida se debe adecuar a las exigencias cristianas.

La liturgia tiene una doble dimensión: nos abre a Dios y a los hermanos. Si se olvida de Dios se convierte en un evento; si descuida a los hombres, o se aparta de ellos, es puro intimismo. Por naturaleza la liturgia es participación de la comunidad-fraternidad. A veces la liturgia ha favorecido la evasión de la vida real consolándose en la esperanza de la vida futura. Esta tendencia intimista, quizá idolátrica, oscurece la inteligencia de la liturgia como historia de salvación, como fermento fecundo de la liberación del hombre.

En ocasiones la liturgia se ha visto reducida orientándola a la salvación del alma, dejando de lado el cuerpo considerado como algo mundano. Este enfoque olvida que la trascendencia del cristiano se realiza a través de mediaciones históricas y sacramentales.

En otras ocasiones la liturgia se ha visto marcada por un cierto elitismo, distanciándose de la religiosidad popular; como si el ritual litúrgico cuanto más renovado fuera menos inteligible para el pueblo. Ese enfoque olvida que la liturgia es para el pueblo y que, por ello, necesita unas mediaciones rituales verdaderamente evangélicas y encarnadas en la cultura.

Con el paso de los siglos la Iglesia tiene que volver continuamente a sus inicios, a la celebración del misterio pascual de Cristo. Cuidando esa línea pascual, la liturgia ayudará al hombre de todos los tiempos a relacionarse con Cristo y, por medio de él, llegar a la Santísima Trinidad.

No faltarán peligros de desviación; pero si sabe mantener su primigenia dimensión pascual, siempre encontrará el medio de volver a su propia realidad.

Por su naturaleza la liturgia es tradicional y por exigencia siempre es actual. Está arraigada en el pasado, pero no se queda estática en él; tiene su fuente en el ayer, pero mira la mañana. El Misal Romano de Pablo VI es profundamente tradicional y, al mismo tiempo, está abierto a los hombres de hoy y sus necesidades. Basta ojear los formularios de la Misas por diversas necesidades de ofrecer una bendición a los más variados trabajos de los hombres. La riqueza que encierran todos los libros litúrgicos es inmensa y, desde la experiencia de ayer, sirven al hombre de hoy a de todos los tiempos.

No se trata de imponer la celebración como único medio de relacionarse con Dios, sino de verla enriquecida con las varias manifestaciones religiosas del pueblo pobre y sencillo, que vive su fe a través de imágenes, símbolos, tradiciones, ritos y sacramentales. Se trata de tener en cuenta la espiritualidad que expresa lo más íntimo del corazón del pueblo de Dios y que merece ser comprendida.

La primitiva comunidad fue muy consciente del papel liberador de la Palabra de Dios y de la recepción de los sacramentos. Por la Palabra se anuncia la salvación que, al mismo tiempo, se ofrece con palabras y gestos. Por eso en los comienzos de la reforma litúrgica, se consideró importante recuperar la proclamación de la Palabra de Dios y su explicación en la homilía. Ambas fueron vistas como fuente del compromiso liberador del cristiano. Si la liturgia vuelve continuamente a las acciones liberadoras de Dios a lo largo de la historia del pueblo elegido, es decir, a la memoria del hecho liberador de Dios, será tarea específica de toda celebración litúrgica tener presente esa liberación del pasado y actualizarla en el diario acontecer del hombre.

Fr. Francisco M

Fray Francisco M. González Ferrera, OFM. 

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR